En la pasada semana se conoció públicamente que el Ejercito Nacional uruguayo llevará a la mesa del Diálogo Social la iniciativa de generar un plan que sea destinado a quienes denomina como los jóvenes ni-ni.

unirideaas

Por otra parte, y de forma muy rápida, actores políticos y sociales vinculados al área de la juventud nos expresamos de formas diversas sobre el tema. Algunos hicieron alusión a la terminología utilizada por el comandante en jefe al referirse a los jóvenes como los ni-ni, otros sobre los aspectos vinculados a la formación en disciplina y hábitos, algunos a favor y otros en contra.

Uno se pregunta: ¿dónde debemos centrar la discusión? La discusión debe centrarse en los jóvenes y la realidad que enfrentan; en qué se está haciendo hoy por ellos y qué queremos para el mañana.

Comparto de modo personal que debemos de llevar el tema al diálogo social, pero rompiendo etiquetas, y cuando hago alusión a esto, me refiero a los rótulos y preconceptos que ponemos sobre los jóvenes, pero también sobre las instituciones y puntualmente sobre el Ejército Nacional.

Hay que terminar de mirar de dónde vienen las ideas y quién las propone; hay que tomar lo que sirve de ellas y adecuarlas a las necesidades y al contexto actual.

La intervención en el área de juventud no es tan simple como a veces se expresa en los discursos. Por el contrario, se trata de una franja etaria sumamente volátil, que sufre cambios radicales en corto plazo, y la participación de los jóvenes no solo depende la voluntad política de escribir un plan, sino del interés que demuestren los jóvenes en la propuesta.

En síntesis, muchas veces a los jóvenes no les importa de dónde o quién propone un espacio de participación, solo se involucran si este es atractivo y los motiva.

Por esta razón, si bien es importante la voluntad política y llevar el tema a un diálogo social, no menos importante es la voz de los jóvenes.

Como sociedad no podemos seguir perdiendo el tiempo en discusiones simplistas. El desafío de nuestra generación es repensar el modelo de sociedad que queremos. No repetir errores ajenos, cometer los propios, pero comprometernos en las causas que son nuestras y de los que vienen. Tenemos la obligación de dialogar, debatir, proponer y construir para transformar.

Cecilia Sena | @chechisena
Licenciada en Trabajo Social. Secretaria General de la Juventud de Alianza Nacional, Partido Nacional, Uruguay