El pasado 20 de julio se celebró el día de la Independencia de Colombia, por primera vez en décadas, en una paz de facto con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Parlamento federal alemán apoya proceso de paz colombiano | Fuente: Presidencia de Colombia

Parlamento federal alemán apoya proceso de paz colombiano | Fuente: Presidencia de Colombia

Producto de una declaración suscrita un mes antes desde La Habana (Cuba), las delegaciones del Gobierno y la guerrilla para el proceso de paz informaron haber alcanzado con éxito el acuerdo para el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, que implica despejar el camino para la dejación de las armas y un panorama más positivo en materia de seguridad.

La respuesta de la República Federal Alemana a Colombia ha sido la de un aliado incondicional de la paz. Alemania, nación que posee una experiencia vital en el ámbito de la reconstrucción democrática, el desarrollo, y a la vez en la memoria histórica para que no se repitan los contextos violentos del pasado, ha ofrecido un destacado apoyo.

Desde lo político destaca la moción de los grupos parlamentarios CDU/CSU, SPD y Alianza 90/Los Verdes, que dentro de la decimoctava legislatura del Bundestag en Berlín ratificó su acompañamiento a lo que resta del proceso de paz con las FARC, y a los eventuales progresos con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Se manifestó apoyo al modelo de justicia transicional negociado entre el Gobierno colombiano y las FARC, ofreciendo la propia experiencia histórica alemana para aportar a la reconciliación. Y finalmente, la intención de seguir poniendo a disposición los recursos necesarios para fortalecer a la sociedad civil y, en particular, a las organizaciones y defensores de los derechos humanos en Colombia, para contribuir a la mejora de las relaciones entre la sociedad civil y el Estado.

Este apoyo político se ha intensificado con la designación de Tom Koenigs, diputado del Bundestag, como enviado especial del Ministerio de Relaciones Exteriores para el proceso de paz en Colombia, que complementa la activa labor que ha venido realizando el embajador alemán en Bogotá, Günter Kniess. Además, el Bundestag celebró el inicio del proyecto en Bogotá de un Instituto Colombo-Alemán para la Paz, un compromiso en los temas de medioambiente y otras iniciativas a través del Ministerio para el Posconflicto de Colombia, y la participación de Alemania en la Global Demining Initiative for Colombia, iniciada por Noruega con apoyo de los Estados de la Unión Europea.

Desde lo económico, el discurso se traduce en que Alemania ha ofrecido 100 millones de dólares como crédito a Colombia para el financiamiento de la paz. A través del Banco de Desarrollo de Alemania esta ayuda se utilizará para la agenda del posconflicto, que incluye labores de prevención, protección, asistencia, reparación integral de víctimas, procesos de desmovilización, reintegración, desarrollo rural y agropecuario, entre otras.

Lo que se avecina para Colombia es la ratificación de la ciudadanía por medio de un emocionante plebiscito para aprobar el acuerdo definitivo que se produzca en La Habana, respecto a la guerrilla más vieja del mundo. El debate continuará abierto, pero es motivo de alegría saber que si una nación en el mundo se acerca a la paz cuenta con el apoyo de un país de la importancia histórica, económica y política como Alemania desde Europa.

José Alejandro Cepeda | joscep@yahoo.com
Periodista y politólogo