Argentina y Telesur

Un cambio de paradigma en la visión de los medios públicos a partir del gobierno de Mauricio Macri culminó con la salida del Estado argentino de la cadena Telesur.

Imagen vía Pixabay.com (CC0)

Imagen vía Pixabay.com (CC0)

Hace pocos días el flamante ministro del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, anunció la salida de Argentina del grupo de naciones que participan en la cadena televisiva Telesur.

Telesur tiene sede en Caracas y surgió en enero del año 2005. Por un acuerdo entre el entonces presidente argentino Néstor Kirchner y su par venezolano Hugo Chávez, Argentina formó parte de la compañía estatal La Nueva Televisión del Sur C. A., y su tenencia accionaria fue variando con el correr del tiempo, hasta llegar al 16%.

El lema de Telesur, lanzado por el propio Chávez, fue «Nuestro norte es el sur» y su objetivo, según la gestión venezolana, era convertirse en una voz alternativa al flujo informativo «hegemónico» y «neoliberal» de cadenas norteamericanas y europeas que «conspiraban contra la autodeterminación de los pueblos sudamericanos».

Bajo esta impronta, los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, desde su alineamiento ideológico con Venezuela y Cuba, colaboraron de manera directa con el desarrollo de la señal, en especial desde su distribución gratuita a la región, pero a costo de las arcas argentinas.

La idea principal de Telesur era cumplir el rol de un medio regional de noticias, así como lo es Al-Jazeera en los países árabes. Sin embargo, llevada a la práctica, Telesur ha sido una idea mal implementada desde el punto de vista conceptual, porque para su correcto funcionamiento requiere de pluralismo, tolerancia e independencia de los gobiernos. Su visión actual nos muestra precisamente lo contrario: un medio en el que solo se reproducen aquellos programas cuya línea editorial está en consonancia con la ideología pregonada por el actual gobierno venezolano.

Con la llegada de Mauricio Macri a la presidencia argentina, las nuevas autoridades solicitaron información financiera y económica a Telesur y analizaron la posibilidad de proponer contenidos para ser transmitidos en esa cadena televisiva.

Las respuestas a tales requerimientos han sido negativos, por lo cual el nuevo gobierno ha considerado que comprometer al país en una empresa de comunicaciones con los elevados costos que ello implica —en los últimos dos años y medio gastó alrededor de quince millones de pesos—, sin información sobre la marcha de la empresa y, lo más grave, con un claro objetivo político que va en contra del criterio de pluralidad planteado para los medios públicos de la Argentina, atenta contra la libertad de prensa y la racionalidad en el uso de los fondos públicos.

Una nueva visión sobre los medios públicos

Desde Propuesta Republicana (PRO) el mensaje transmitido durante la campaña y puesto en acción a partir de que Mauricio Macri asumió como presidente ha sido el de implementar medios públicos federales y plurales, cuidando los fondos públicos, en el convencimiento de que los medios públicos no deben ser utilizados como una herramienta para los propios intereses de los políticos de turno sino que, por el contrario, su función es llevar a los ciudadanos la multiplicidad de opiniones.

Justamente el pluralismo implica multiplicidad de voces. Significa dar lugar en los medios públicos a los comunicadores, sin perjuicio de sus ideas políticas, de su forma de ver la realidad. La diferencia entre información y propaganda implica que en un medio público se encuentren todas las voces, todas las opiniones, aun las no alineadas con el gobierno oficial, ya que es precisamente esto lo que contribuye a generar un desarrollo crítico de la información garantizando objetividad en el tratamiento de los temas de interés y en los contenidos.

En la pluralidad y en la diversidad encontraremos el camino que nos conducirá a un mejor destino. Nadie es dueño de la verdad y más nos aproximamos a ella cuando todos pueden ser escuchados.

La idea de federalizar los medios no significa tan solo llegar con la señal televisiva a todo el territorio nacional con contenidos producidos en el gobierno central o en el exterior, sino, por el contrario, facilitar los medios para la producción de ideas y contenidos en cada rincón del país.

El tercer parámetro es la austeridad. Cada peso que se invierte en el financiamiento de un aparato de propaganda es dinero que falta en escuelas, rutas u hospitales. Dada la situación económica que recibió, para el PRO es necesario priorizar el manejo de los ingresos de acuerdo con las necesidades más urgentes.

La salida de Telesur

El Estado argentino dejará de formar parte de Telesur porque los contenidos de esta solo representan a una parte de las opiniones o líneas ideológicas existentes, una visión sesgada y populista, que ha sido utilizada en muchos casos como herramienta de propaganda de sus impulsores. Se aleja de Telesur porque a los argentinos les cuesta dinero mantener una señal en la que no tienen ninguna participación en la toma de decisiones y donde no pueden ni siquiera proponer contenidos.

Argentina abandona Telesur porque cree en la necesidad de generar un Estado inteligente en su forma de invertir recursos, que en el caso de los medios de comunicación solo encuentra su razón en la garantía de pluralidad y la presencia de todas las voces, aun las que no coinciden con la forma de ver la realidad que tiene el gobierno.

En términos concretos, el abandono de la señal implica que Telesur dejará de estar en la plataforma de televisión digital abierta —que permite la transmisión de contenidos audiovisuales en forma gratuita y con alcance nacional— que integran otros canales estatales como la TV Pública o Paka-Paka. Además, no será obligatorio que las cableoperadoras la incluyan en sus grillas, como sucedía hasta ahora.

El compromiso asumido por Mauricio Macri en la campaña presidencial se mantiene firme por cuanto el gobierno trabaja día a día para hacer, con sus decisiones, un país más federal y democrático, y ello en los medios públicos se traduce en generar las condiciones necesarias para posibilitar la expresión de la multiplicidad de voces y la generación e inclusión de contenidos desde el interior del país.

Cristian Larsen | @CristianGLarsen

Presidencia en Radio y Televisión Argentina – Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos