Culminó con un acuerdo la Conferencia del Clima o COP 21 (Conference of Parties) en París.

 Imagen: Adaptación de portada del libro Bases técnicas para el manejo integrado de Laguna del Sauce y cuenca asociada, editado por el instituto SARAS, Uruguay.

Imagen: Adaptación de portada del libro Bases técnicas para el manejo integrado de Laguna del Sauce y cuenca asociada, editado por el instituto SARAS, Uruguay.

 El documento describe el cambio climático como «una amenaza apremiante y con efectos potencialmente irreversibles para las sociedades humanas y el planeta y, por lo tanto, exige la cooperación más amplia posible de todos los países y su participación en una respuesta internacional efectiva y apropiada, con miras a acelerar la reducción de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero». Una vez más se define al cambio climático como amenaza para toda la humanidad. Por otro lado, y tal vez aquí esté la novedad, se reconoce que es indispensable la reducción de las emisiones de los gases de efecto invernadero.

Tal vez suene extraño pero llevó muchos años reconocer la relación entre dichas emisiones y los cambios en los patrones de comportamiento del clima. Si bien era evidente el aumento en frecuencia e intensidad de los eventos climáticos extremos, no existía unanimidad respecto a las causas de dichos cambios. Por el contrario, hasta hace poco la polémica se situó entre los que veían las variaciones climáticas como fenómenos cíclicos independientes de la actividad humana y quienes veían en el ser humano un agente dominante de cambios en la biosfera, por lo que llegaban a calificar como la era actual como antropoceno.

Los sistemas humanos y los sistemas naturales interactúan y constituyen un todo complejo. Esta complejidad no se explica a partir de las partes sino por la forma en que estas se relacionan entre ellas. El comportamiento de los sistemas complejos comprende cambios bruscos a partir de los cuales dicho sistema se comporta de forma totalmente diferente. Y estos cambios pueden ser irreversibles. También esta palabra está contenida en la frase citada arriba.

La humanidad está enfrentada a desafíos inéditos porque por primera vez afectan todo el planeta al mismo tiempo. La anticipación de las crisis socioambientales y la generación de respuestas a crecientes problemas derivados de dichas crisis constituyen una tarea difícil. La política, como ámbito de toma de decisiones de los ciudadanos, se verá crecientemente confrontada a situaciones que pondrán a prueba su funcionamiento. La institucionalidad democrática en general y los partidos políticos en particular deberán adaptarse si pretenden ser el ámbito de resolución de estos problemas.

El acuerdo de París es un comienzo. Algunos dicen que es un turning point. Ojalá nuestros hijos también lo vean así.

 

Manfred Steffen | @alarich2030