Los convidados de piedra 1

Finalizado el Mundial de Fútbol se reunieron en Brasilia los mandatarios del grupo BRICS, aquellos países que se perfilan como futuras grandes potencias. Son cinco: China e India, los más poblados del mundo y con un acelerado crecimiento; Rusia, el más extenso del planeta y con gran desarrollo tecnológico; y Brasil. Como representante de África se incorpora a Sudáfrica, país mucho menor a los anteriores en los parámetros indicados.

foto12_convidadosdepiedra

Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, Presidente de Rusia, Vladimir Putin; Primer Ministro de India, Narendra Modi; Presidente de China, Xi Jinping y Presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, durante la cumbre realizada en Fortaleza entre el 14 y el 16 de julio de 2014

 

El objetivo del bloque es hacer contrapeso ante las potencias que forman el eje Estados Unidos-Unión Europea, tratando de ganar espacios de poder. En la guerra fría entre la OTAN y el Pacto de Varsovia eran India, Yugoslavia, Indonesia y Egipto los países que conformaban los no alineados. El objetivo era el mismo.

1 – El Diccionario de la Real Academia Española dice que la expresión alude a una obra de teatro de Tirso de Molina titulada El burlador de Sevilla y convidado de piedra. No obstante, el autor recogía una expresión que ya tenía tradición en relatos orales, en los que un burlón invitaba a una calavera o a una estatua.
A esta reunión se invitó a los presidentes de la Unasur. Entre los temas abordados estuvo la puesta en marcha de un banco de desarrollo y un fondo monetario. El sueño del bloque Unasur es tratar de colarse en algo de lo que pueda hacer Brasil dentro del grupo BRICS, pero la realidad es que a Brasil Sudamérica le queda chica. Prefiere jugar en un nivel superior, con China, India y Rusia, aunque sea como socio menor, a pesar de que hoy sea la potencia dominante en Sudamérica. Por falta de dinamismo, la Unasur —que no despega— ha perdido peso mundial, en particular frente a Asia.
Brasil, al formar un banco y un fondo con los BRICS, ya no lo haría con Sudamérica. Y sin liderazgo de Brasil no hay bloque sudamericano. Por lo tanto, la Unasur está en un callejón complejo. Y en esta oportunidad fue un mero espectador donde vio cómo se le escapaba el principal socio con que contaba.

 

Los países del sur de América siguen sin encontrar una salida a su economía como región, y como antecedentes tenemos al Mercosur, en lenta agonía, y ahora una Unasur que ni en su aspecto político tiene puntos en común. Quizás sea el momento de que una de las regiones potencialmente más ricas del planeta se replantee seriamente cómo lograr insertarse en la economía mundial y así bajar sus índices de pobreza e inequidad social.

Jorge Dell’Oro | @dellOroJorge