Matemáticas y política

Falleció el Premio Nobel de Economía de 1994, John F. Nash Jr.

John Nash en un simposio sobre teoría de juegos en la Universidad de Colonia (2006) | Foto: Wikicommons.

John Nash en un simposio sobre teoría de juegos en la Universidad de Colonia (2006) | Foto: Wikicommons.

 El 23 de mayo de 2015 falleció en un accidente automovilístico John Forbes Nash Jr., premio nobel de Economía, junto a Alicia, su esposa salvadoreña, cerca de donde vivían en Nueva Jersey, Estados Unidos. ¿Cuáles fueron los logros de Nash que se plasmaron además en la novela de Sylvia Nasar Una mente brillante (1998) y la película homónima dirigida por Ron Howard (2001)?

Comencemos recordando que Nash, que de niño mostró interés y talento por los números, ganó una beca en el concurso George Westinghouse, se matriculó en 1945 en la Universidad Carnegie Mellon y obtuvo una plaza en la Universidad de Princeton para doctorarse en matemáticas. A partir de allí su vida se movería entre sus aportes desde la matemática a la teoría de juegos y la lucha personal contra la esquizofrenia.

Nash ha dejado un legado de humanidad y ciencia que se reflejó en una comprensión mayor de los intereses y la toma de decisiones en la política contemporánea. Su valor se fundamenta en haber ampliado el alcance del trabajo de John von Neumann y Oskar Morgenstern a la teoría de juegos o teoría de las decisiones interactivas, compilado en Theory of Games and Economic Behavior. Este texto de 1944 influyó en la comprensión y formulación de estrategias, tácticas y utilización de la información para los periodos de guerra y de posguerra que modelaron la guerra fría. Sin embargo Nash, junto a su director de tesis, Albert Tucker, consideraron que solo se venían estudiando juegos de suma cero y cooperaciones elementales.

Los trabajos fundamentales de John Nash en la década de 1950 son tres: Non Cooperative Games; su disertación de doctorado, Equilibrium Points in n-person Games, donde surge el llamado equilibrio de Nash (ningún jugador romperá, de manera unilateral, un acuerdo ya alcanzado, si sabe que haciéndolo va a perder) y amplió el número de jugadores y estrategias considerables; y The Bargaining Problem, donde planteó axiomas que garantizan soluciones a los conflictos.

El campo teórico abierto por Nash ha influido en negociaciones comerciales globales, en los avances de la biología evolutiva y en las relaciones laborales, y lo llevó trabajar en la Corporación RAND, think tank de las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Hoy la teoría de juegos es un pilar del pensamiento puro y práctico: podemos entender los límites de la cooperación egoísta, los comportamientos inteligentes pero nefastos, los límites y alcances de la información para la guerra o la paz o los incentivos electorales.

A futuro, cuando la ingeniería económica desarrolle aún más su alcance en términos de eficiencia, siempre recordaremos los aportes de John Nash desde una vida singular que, por ejemplo, lo llevó a aplicar su lógica racional y emocional para superar su propia esquizofrenia.

José Alejandro Cepeda | @sinclair_simon