¡No dejes de luchar!

Mulheres_a

El 25 de noviembre se celebró el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer. Este día fue establecido por las Naciones Unidas en 1999 en honor a las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), asesinadas por el dictador Rafael Trujillo en República Dominicana.

La violencia contra la mujer fue considerada un tabú durante mucho tiempo. Solo en los años setenta, la violencia presente en el espacio doméstico se convirtió en parte del sentido común. Esta violencia se ejerce de forma psicológica, sexual, física y por las instituciones públicas y el Estado. Por desgracia, esa violencia está presente en todo el mundo.

Según datos de la organización Oxfam, siete de cada diez mujeres sufre violencia física o sexual a lo largo de su vida. Algunos países consideran este tipo de violencia como cultural: la India, algunos países africanos. Son datos preocupantes.

En Brasil, por ejemplo, el Centro de Atención a la Mujer «Ligue 180» ha registrado 749.024 llamadas en el año 2015, lo que equivale a aproximadamente 62.418 llamadas al mes y 2052 por día. En el ranking mundial, este país es 5.º en número de asesinatos de mujeres.

Según el Instituto Nacional de la Mujer, Uruguay registró durante este año 2016 alrededor de 22.000 denuncias de violencia de género. En la Ciudad de México, una gran mayoría de las mujeres informan haber sufrido algún tipo de violencia sexual: el 72 %, según el Instituto Nacional de Estadística. No podemos olvidar la muerte brutal de la joven Lucía Pérez en la Argentina.

Si no es suficiente, las mujeres todavía sufren de prejuicios en las instituciones públicas y los gobiernos. Ellas siguen ganando menos dinero que los hombres. Josefina Vázquez, excandidata a la presidencia de México, en su libro Una lección para todos, muestra lo difícil que es para una mujer entrar en el entorno político. Se enfrentan a muchos prejuicios de los hombres, e incluso de mujeres, durante una campaña política.

Por supuesto que reconocemos algunos avances en leyes y programas sociales para poner fin a esta violencia, como la creación de la Ley Maria da Penha en Brasil en 2006. Pero tenemos que seguir luchando y romper las barreras para lograr la igualdad de género. Se ha hecho mucho, pero queda mucho por hacer todavía.

¡Es un día para celebrar pero también un día para luchar por lo que merecemos!

Rayssa Moura 
Brasileña. Licenciada en Ciencia Política