Después de cinco años de gobierno de izquierda, Perú gira ideológicamente.

 

Mesa receptora de votos en Lima, el domingo 10 de abril de 2016 | Foto: Manfred Steffen

Mesa receptora de votos en Lima, el domingo 10 de abril de 2016 | Foto: Manfred Steffen

En la primera vuelta de las elecciones peruanas, celebradas el domingo 10 de abril, Keiko Fujimori (de Fuerza Popular) y Pedro Pablo Kuczynski (de Peruanos por el Kambio) fueron los candidatos más votados y se enfrentarán en la segunda vuelta el domingo 5 de junio para definir quién será el próximo presidente del país.

Según estimaciones privadas de la empresa IPSOS, publicadas por los medios en la noche del domingo 10, Fujimori (hija del polémico expresidente Alberto Fujimori, actualmente en prisión) habría alcanzado el 39,6 % de los votos y Kuczynski (un empresario liberal de centroderecha) el 21,5 %. En tercer lugar, cerca de Kuczynski, se ubicó la candidata del Frente Amplio Verónika Mendoza con 18,7 %. Y por debajo de ellos quedaron el candidato Alfredo Barrenechea, de Acción Popular, con 7,1 %, y el expresidente Alan García, de Alianza Popular, con 5,7 %.

Giro ideológico

Después de cinco años de un gobierno de izquierda (encabezado por Ollanta Humala), Perú gira ideológicamente: la segunda vuelta de 2016 enfrentará a dos candidatos cercanos a la derecha. Una derecha popular (que algunos califican de populista) de Fujimori, contra una derecha más liberal de Kuczynski. Sin embargo, la izquierda también tiene motivo de festejo. Parece haber encontrado en la joven Verónika Mendoza, de 35 años, un cuadro prometedor con potencial para continuar creciendo y competir en las elecciones siguientes.

Entre los perdedores más nítidos de la elección se encuentra Alan García. Su histórico partido APRA, en alianza con otro partido histórico (el Partido Popular Cristiano), apenas si superó el límite de 5 % que le permite seguir funcionando como partido. Es un golpe duro para quien fuera dos veces presidente del Perú. Más duro aún fue el golpe para otro expresidente, Alejandro Toledo, quien recibió apenas 1 % de los sufragios y quedó lejos de la valla mínima exigida por la Ley Electoral, y sin representación en el Parlamento.

Segunda vuelta competitiva, con ventaja de Keiko

La campaña de segunda vuelta se perfila competitiva. La política de alianzas con los candidatos que quedaron excluidos puede llegar a ser decisiva para construir las mayorías y determinar el ganador. Es difícil arriesgar un pronóstico, ya que la campaña será relativamente larga (casi dos meses hasta el 5 de junio), y el electorado peruano suele tener una alta volatilidad.

Aún así, parece claro que Fujimori —que casi duplicó a su rival en votos el domingo— tiene un camino más llano que Kuczynski. Partiendo de 40 %, el objetivo de ganar está mucho más cerca que el de su rival.

Funcionamiento normal y tareas pendientes

La elección del 10 de abril se desarrolló en total normalidad, sin que se conocieran problemas significativos en el funcionamiento de la votación ni en el recuento de los votos. La campaña previa, sin embargo, había estado signada por innumerables denuncias de ilegitimidad de los candidatos (sustentadas en una polémica Ley Electoral) que llevaron incluso a la eliminación, pocas semanas antes de la elección, de dos candidatos presidenciales en crecimiento (Julio Guzmán y Carlos Acuña).

Esto llevó al secretario general de la OEA Luis Almagro a criticar la calidad del proceso electoral peruano en los días previos a la elección, lo que generó fuertes (y casi unánimes) reacciones del elenco político local. En este contexto, el normal desempeño de la jornada electoral del domingo 10 es un espaldarazo al normal funcionamiento democrático.

De cualquier modo, es visible la persistencia de algunos desafíos pendientes. La debilidad de los partidos políticos, el excesivo personalismo de las campañas, la ausencia de debates profundos sobre los problemas del país y una ley electoral ambigua son problemas que los peruanos deberán resolver para volver a construir una democracia de alta calidad.

Ignacio Zuasnabar | @ IZuasnabar
Uruguayo. Magíster en Sociología y Ciencia Política por la Universidad del País Vasco. Director del Área de Opinión Pública de Equipos MORI. Consultor de opinión pública y campañas electorales en varios países de América Latina.