Los candidatos que pasen las elecciones primarias deberán debatir sus propuestas de gobierno el 4 de octubre y, si hubiera segunda vuelta, se realizará otro debate.

El 4 de octubre, a semanas de las elecciones generales donde la Argentina elegirá a su próximo presidente, por primera vez en la historia quienes aspiran a serlo deberán debatir sus propuestas de gobierno.

La decisión se anunció en los últimos días de mayo tras un encuentro en el que participaron la Asociación de Teleradiodifusoras Argentina (ATA), los diarios Clarín, La Nación, El Cronista, Perfil, Infobae y la Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentina (ARPA). Según contó Hernán Charosky, coordinador general de la organización Argentina Debate (que promovió esta iniciativa), el debate del 4 de octubre será trasmitido por los cuatro canales de televisión de aire argentinos, otros del interior del país y una gran cantidad de radios que seguirán el debate de manera simultánea.

Si bien hasta el momento no se determinó dónde se hará, se informó que se optará por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires o por la Biblioteca Nacional. Aunque tampoco hasta ahora hay un compromiso escrito de los precandidatos a presidente de que asistirán a la cita ciudadana, informalmente todos han dejado trascender que aceptarán el desafío.

El debate sería en una franja horaria cercana a las 21 horas de ese domingo y se extendería a lo sumo dos horas. Falta definir los temas que se debatirán y qué periodistas funcionarán como moderadores. También se acordó que, si hubiera segunda vuelta, el debate presidencial volvería a repetirse entre los dos candidatos que disputen la presidencia.

De acuerdo con las encuestas de intención de voto, los precandidatos que estarían en condiciones de pasar las elecciones primarias y quedar en la recta final para los comicios generales serían el gobernador bonaerense por el Frente para la Victoria, Daniel Scioli; el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, por el PRO; el jefe del Frente Renovador, Sergio Massa (si es que finalmente no declina su candidatura); y la diputada nacional por el frente Progresistas, Margarita Stolbizer.

Argentina y República Dominicana son los únicos países de la región que nunca tuvieron un debate presidencial. En 2015 la Argentina tiene la oportunidad de salir de ese ranking y dar un paso enorme en el sentido de la transparencia política y la consolidación democrática, en especial durante esta campaña, que se presenta muy tibia de propuestas y demasiado plagada de denuncias de corrupción.

Alejandra Gallo | @alegalloinfo
Periodista. Escribe para el diario El Cronista y trabaja en los programas Le doy mi palabra y Esta Semana, de Radio Mitre