¿Quién financia el terrorismo de ISIS?

No podemos desconocer que las finanzas del terrorismo islámico gozan de buena salud y que aparentemente nadie está atacando esa verdadera fortaleza de los que hoy siembran el terror en el mundo libre.

Logotipo del Estado Islámico, ISIS o Daesh.

Logotipo del Estado Islámico, ISIS o Daesh.

Según Loretta Napoleoni, experta en financiamiento y orígenes de los fondos terroristas y autora de los libros El fénix islamista (Paidós, 2015) y Cómo se financia el terrorismo en la nueva economía (Urano, 2004), «El ISIS utiliza diversas estrategias y se reinventa todo el tiempo. Los atentados en París evidencian que hoy utiliza un modelo horizontal y orgánico: deja a los terroristas la libertad de decidir los ataques, cómo realizarlos y cómo financiarlos».

¿Cuál es la principal fuente de ingresos del ISIS? Ha puesto una tasa aduanera a todo aquello que atraviese sus fronteras, desde refugiados que huyen, barriles de petróleo, harina, neumáticos, obras de arte, casi todo tiene «impuestos».

Afirma Napoleoni: «Los mismos camiones que llevan sirios a través de Turquía y hasta Grecia por entre 5000 y 7000 euros cada uno, regresan a Siria con productos de contrabando por los cuales se paga una tasa de ingreso a través de los pasos fronterizos entre Siria y Turquía, dominados por el ISIS». Se estima que esa sola operación les deja unos dos millones de euros por mes. Otra fuente de ingresos es el cobro de recompensas por secuestros. Se calcula que les ha reportado en dos años entre 70 y 100 millones de dólares. Hoy se estima que el tráfico de refugiados deja en sus arcas alrededor de 100 millones de euros por mes.

Le Bataclan, Paris, noviembre 2015. Fotografía: Agustina Carriquiry

Le Bataclan, Paris, noviembre 2015.
Fotografía: Agustina Carriquiry

La compra de petróleo en el mercado negro turco ha sido, desde sus inicios, uno de los modos más eficaces de financiación para el ISIS. Turquía ha hecho la vista gorda ante esto. El primer ministro Erdogan ha querido ver en movimientos islamistas radicales una forma de detener tanto la influencia chií en la zona como a los kurdos. ISIS también recibe apoyo económico de individuos saudíes, muchos de los que se dicen amigos de Occidente, ante los que el régimen de Riad parece padecer de autismo. Esas personas entregan dinero a ISIS y hacen lobby en su favor, presionando para que otros lo apoyen.

Europa lo sabe. Y sabe dónde está el talón de Aquiles de los que causan las horribles matanzas de ciudadanos europeos que nada tienen que ver con un conflicto lejano. Entonces, la pregunta del millón es: ¿por qué no actúa?

Plaza de la República, Paris, noviembre 2015. Fotografía: Agustina Carriquiry

Plaza de la República, Paris, noviembre 2015.
Fotografía: Agustina Carriquiry

Aparentemente las bombas sobre el territorio dominado por los fundamentalistas no terminarán con ellos. Europa parece estar dando pasos equivocados. Es difícil que la OTAN y Rusia que logren entenderse en la búsqueda de una acción más vinculada a la diplomacia que a la guerra.

François Hollande dijo que la masacre de París es un acto de guerra. En realidad, Occidente participa en una contienda desde que se involucró en Afganistán armando a los muyahidines que devinieron en los talibanes. Luego llegarían Irak, Libia, Siria, Yemen. Pero hoy más jóvenes musulmanes europeos son seducidos por los terroristas; han nacidos en Europa pero no se sienten europeos y están cada vez menos integrados. Por otro lado, el relato del Estado Islámico es atractivo: queremos que nos ayudes a construir un nuevo Estado, que será tu Estado, que será justo y no corrupto como Occidente. ¿La nueva ola de refugiados no agigantará este fenómeno? La pregunta no es fácil de contestar.

Jorge Dell’Oro | @dellOroJorge