¿Quién le teme a la desigualdad?

Recientemente ha surgido un renovado interés acerca de la desigualdad como el tema político de nuestro tiempo y, con ello, nuevos temores frente a las consecuencias prácticas de las ideologías igualitaristas.

foto3_desigualdad

Dibujo: Guillermo Aveledo

Madame Lagarde convocó a un foro en Londres para discutirlo; mister Obama ha dicho que es el problema esencial de nuestra generación; el best seller de no ficción del año es Capital en el siglo XXI, de Thomas Piketty, un voluminoso tomo económico que argumenta que se trata del rasgo esencial de la historia económica de los últimos cinco siglos; el papa Francisco ha declarado a millones que “es la raíz de los males sociales”: la desigualdad vuelve al centro del debate público tras años de ser relegada como una calamidad más.

Este frenesí ha desatado alarmas en la crítica económica y política liberal. “¡Marxistas, marxistas por todas partes!”, parecen acusar los comentaristas que estaban acostumbrados a ver en la desigualdad un hecho natural y no particularmente desafortunado; a fin de cuentas, la desigualdad en el mundo desarrollado no solo es menor, sino que la pobreza es una condición objetivamente mejor que en cualquier otra época.

 

Así como en el apogeo de la crisis global de 2008 volvían a los anaqueles los clásicos socialistas, hoy se teme que esta discusión dé nueva legitimidad a esas calamitosas ideas que pregonaban el “quitar a otro lo que es suyo o, bajo capa de una pretendida igualdad, caer sobre las fortunas ajenas”, como dijo León XIII hace seis generaciones.
Pero difícilmente podríamos acusar al FMI y a la Casa Blanca de rojos; Piketty ha declarado que “Marx le interesa poco”. Bergoglio ha descontado esa crítica, señalando que la pobreza y la desigualdad no son “temas comunistas”: son preocupaciones transversales al humanismo cristiano, y de particular interés para la Iglesia contemporánea. ¿Cuál es la sorpresa? La economía social de mercado lo dice claramente: la desigualdad es un desafío.

Frente al canto de sirena de los autoritarismos “prósperos”, el desafío para el humanista consiste en enfrentar la desigualdad y la pobreza como temas multidimensionales en sus causas y efectos más allá del acceso a mejoras materiales. La desigualdad —aún en relativa y discutible afluencia— afecta de manera cierta las posibilidades de participación democrática y congela los clivajes de clase actuales en futuras diferencias de poder. Por eso son esenciales prescripciones de política que enfrenten el problema hoy, sin que eso implique un igualitarismo a ultranza.
Un futuro democrático nos exige que temamos a la desigualdad, pero no a discutir sobre ella.

Guillermo Aveledo |@GTAveledo