Los tres precandidatos con más chances esquivan un debate de ideas programáticas de gobierno pero no dudaron en asistir al programa más visto de la televisión local y lidiar con imitadores humorísticos.

Buenos Aires. Enero 17 de 2012. El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, en el inicio de las nuevas obras de la Línea H de subterráneos. Foto Mariana Sapriza-gv/GCBA, WikiCommons.

Buenos Aires. Enero 17 de 2012. El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, en el inicio de las nuevas obras de la Línea H de subterráneos. Foto Mariana Sapriza-gv/GCBA, WikiCommons.

Las generaciones de argentinos que nacieron en democracia nunca vieron un debate presidencial y desconocen la importancia de este para la calidad institucional y democrática de un país. Como ocurre con tantos otros temas ausentes en esta campaña electoral, este también seguirá pendiente.

A solo tres meses de las elecciones primarias generales, nada parece augurar que habrá un debate entre los precandidatos a los que las encuestas les otorgan más chances de ganar en las elecciones generales de octubre próximo. Ni el gobernador bonaerense Daniel Scioli, ni el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri, ni el jefe del Frente Renovador, Sergio Massa, tienen en sus agendas el compromiso de sentarse frente a frente a debatir ideas ni las propuestas que pondrían en marcha si fueran electos presidente. Las propuestas concretas sobre qué hacer con el dólar, la inflación, el empleo, la caída del nivel de actividad, la inserción argentina en el mundo y el litigio con los hold-outs podrían a contribuir a definir preferencias en los próximos comicios. Una reciente encuesta de Isonomia sostiene que el 60 % de los argentinos aún no sabe a quién votará.

Daniel Scioli, 28 October 2007. Fuente: Presidencia de la N. Arg., WikimediaCommons.

Daniel Scioli, 28 October 2007. Fuente: Presidencia de la N. Arg., WikimediaCommons.

Lo curioso es que estos mismos políticos sí tuvieron motivación para aceptar la invitación de unos de los conductores más taquilleros y también empresario más exitoso del mundo del entretenimiento nacional, Marcelo Tinelli. Sin dudarlo, Scioli, Macri y Massa (en ese orden de aparición) fueron el 11 de mayo al primer programa de ShowMatch en 2015. Este matrimonio entre entretenimiento y política logró, en promedio, la friolera de 31 puntos de rating y picos de 39.

Se supo informalmente que hubo negociaciones hasta último momento para definir el orden en que se presentarían los candidatos. Mientras que Scioli fue el más favorecido porque se presentó en el prime-time, trascendió informalmente que Massa estuvo a disgusto porque no se le permitió pasar una cortina musical (de género muy popular) que utiliza para su campaña. El equipo de producción de Tinelli explicó que el orden se eligió según las mediciones de las encuestas que le otorgan una leve ventaja a Scioli sobre Macri y auguran una desaceleración para Massa. Una vez frente a cámara, cada político tuvo que lidiar con un imitador; algunas analistas sostienen que el que más incomodó a su imitado fue el clon de Macri quien resaltó sus orígenes empresarios.

Roger Federer Vs. Juan Martín Del Potro en Tigre, Buenos Aires, Argentina. Fuente: Municipio de Tigre, WikimediaCommons

Roger Federer Vs. Juan Martín Del Potro en Tigre, Buenos Aires, Argentina. Fuente: Municipio de Tigre, WikimediaCommons

Casi como en una presentación en sociedad, cada candidato además concurrió con su esposa y, cada una de ellas, a su turno, contó cómo es su marido en la intimidad: ¿romántico, celoso, apasionado, buen o mal cocinero? Ese tipo de dudas parece haberse saldado; aunque nadie pudo saber con detalle, por ejemplo, cómo resolverán Scioli, Macri o Massa la inflación en la Argentina, la tercera más alta de todo el mundo. Lamentablemente, sin debate presidencial en vista, parece que esa y otras respuestas quedarán pendientes.

Alejandra Gallo | @alegalloinfo
Periodista. Escribe para el diario El Cronista y trabaja en los programas Le doy mi palabra y Esta Semana, de Radio Mitre