Un millón de migrantes en un año

A pesar de las críticas, la gestión de Angela Merkel es apoyada por la amplia mayoría de la opinión pública en Alemania.

En el estudio «Migración forzada y asilo. Decisiones de la política doméstica y clima de opinión pública en Alemania», Nico Lange, director adjunto del Departamento de Política y Asesoramiento y director del Departamento de Política Interior de la Fundación Konrad Adenauer, analiza los desafíos a la política en Alemania. Lange destaca los significativos logros de la política y la sociedad alemana: un millón de migrantes fueron acogidos y atendidos en el año 2015.

graf-1a
Desde la administración pública se pudo mejorar y acelerar en forma masiva los procedimientos del Estado de derecho. Al mismo tiempo se realizaron ajustes en el derecho de asilo para evitar el mal uso de este por migrantes económicos.

El estudio responde algunas preguntas:

1. ¿Qué decisiones de política doméstica fueron tomadas y ejecutadas efectivamente?

Las nuevas leyes constituyen un notorio endurecimiento del derecho de asilo en Alemania. El objetivo es eliminar algunas señales equivocadas que alentaron a muchos migrantes económicos a aprovecharse del derecho de asilo. A partir de ahora los migrantes reciben prestaciones sociales pero no dinero en efectivo. Los solicitantes deben permanecer en lugares intermedios seguros mientras dura el procesamiento de su solicitud. Ya no son repartidos en comunas en Alemania. En caso de no aceptación, se procede a la expulsión del lugar intermedio y a la interrupción de las prestaciones. Los procedimientos de expulsión ya no duran seis meses como antes.

También se amplió la lista de los países considerados como seguros y por lo tanto quienes vienen de allí no serán reconocidos como fugitivos. Finalmente, los solicitantes serán registrados y sus datos almacenados en una base de datos de la oficina central de la Policía Federal con la finalidad de evitar registros dobles.

graf-2a


2. ¿Qué decisiones están previstas en el área de la política interior?

El próximo paso será la asignación de un lugar de residencia obligatoria, a cuyo cumplimiento estarán asociadas en el futuro las prestaciones sociales. El gobierno federal endurecerá las reglas de expulsión de manera de proceder en forma más eficaz a su implementación. Además se crearán las bases jurídicas para el trabajo en conjunto con los otros países del espacio Schengen a los efectos de intercambiar datos.

Los resultados de encuestas sobre migración y asilo muestran una cierta volatilidad en la opinión pública alemana, especialmente respecto a la posibilidad de que el país absorba más migrantes. Los sucesos de fin de año en la ciudad de Colonia (numerosos casos de acosos a mujeres por parte de migrantes) provocaron una fractura en la sociedad alemana.

La opinión sobre el desempeño de la canciller Merkel respecto al tema también fluctúan pero solamente en una ocasión su índice de aprobación se situó debajo de 40 % (justamente después de los eventos citados en Colonia).

Se constata que dos tercios de los alemanes temen no poder asumir los costos asociados al flujo migratorio y algo más de la mitad temen un aumento de la criminalidad. Pero menos de un tercio ven amenazados los valores culturales. Las medidas endurecimiento del marco legal son apoyadas por tres cuartas partes de la ciudadanía. Salvo en el Partido Verde, son apoyadas por la mayoría de los votantes de todos los partidos alemanes.

graf-3a

Las elecciones en tres estados federales en marzo de este año muestran la prevalencia del tema de las migraciones y su efecto en el sistema partidario alemán. El partido Afd (Alternativa para Alemania) los Verdes y el Partido Liberal (FDP) se pudieron beneficiar del ambiente político mientras que la Unión Demócrata Cristiana (CDU/CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD) perdieron votantes.

La canciller Merkel sigue siendo evaluada en forma positiva (63 % de opiniones más bien positivas contra 33 % de opiniones más bien negativas). En comparación, en evaluaciones similares el primer ministro británico Cameron alcanza 34 % de opiniones más bien positivas contra 58 % más bien negativas (Yougov, abril de 2016); el presidente Hollande alcanza 17 % de opiniones positivas (Elabe, marzo de 2016) y el presidente Obama alcanza 51 % de aceptación (Gallup, abril 2016).

 

Estudio «Migración forzada y asilo. Decisiones de la política doméstica y clima de opinión pública en Alemania», Nico Lange, director adjunto del Departamento de Política y Asesoramiento y director del Departamento de Política Interior de la Fundación Konrad Adenauer

Reseña: Manfred Steffen, coordinador de programas de la Fundación Konrad Adenauer, oficina Montevideo