AKK es la nueva presidenta de la CDU

«Cuando decidí hacerme miembro de la CDU en 1981, este partido era un faro de luz que con un discurso de coraje, optimismo y confianza en el futuro trajo de vuelta al centro a personas que se encontraban en diversos lados del espectro político.»

Congreso de la CDU donde AKK fue electa presidenta

Congreso de la CDU donde AKK fue electa presidenta

Estas fueron algunas de las palabras con las que el 7 de diciembre Annegret Kramp-Karrenbauer, nacida en 1962, obtuvo el voto de confianza decisivo y se convirtió en la nueva presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y la sucesora de Angela Merkel a la cabeza del partido de gobierno alemán.

Durante su discurso, la coloquialmente llamada AKK recordó sus inicios en la política con apenas 19 años, a fin de trazar un paralelo entre la historia y el presente, y recordar a sus oyentes que, precisamente, en los momentos de crisis y polarización es cuando la política debe restablecer consensos y luchar contra las fuerzas centrifugas de la radicalización.

En 1981, Annegret Kramp-Karrenbauer, criada junto a cinco hermanos por un director de escuela y una ama de casa en el estado federado del Sarre (en el suroeste de Alemania), veía la progresiva decadencia de la alguna vez floreciente industria del acero de su ciudad Völklingen, el aumento del desempleo y un pesimismo generalizado en la sociedad alemana occidental a causa de las enormes tensiones entre los países de la OTAN y el comunista Pacto de Varsovia. La CDU se volvió su hogar porque defendió con convicción un proyecto político que permitiría superar las tensiones de la guerra fría y asegurar la reunificación de Alemania.

Kramp-Karrenbauer consolidó su carrera política en su estado federado natal, donde fue miembro de su Parlamento regional entre 1999 y 2018. Asimismo, durante este período ocupó los cargos de ministra regional de Familia, Educación y del Interior; en esta última cartera fue la más joven en la historia de la República Federal. El 2011 fue electa primera ministra del Sarre, cargo en el cual fue reelecta dos veces y al que renunció en 2018 para enfrentar un nuevo reto.

El 2018, AKK fue elegida secretaria general de la CDU y se estableció como una de las candidatas más fuertes para reemplazar en la presidencia de la Unión a Angela Merkel, quien en octubre de este año anunció que dejaría ese cargo. En la junta nacional de la CDU se impuso por un estrecho margen a los otros dos candidatos: el veterano exportavoz de la CDU en el Parlamento alemán, Friedrich Merz, y el joven actual ministro federal de Salud, Jens Spahn.

Uno de los mayores desafíos para Kramp-Karrenbauer es construir una agenda que se apoye en los valores y el legado de Angela Merkel (quien seguirá siendo canciller hasta finalizar su período en 2021), pero que, al mismo tiempo, responda a las grandes inquietudes que hoy en día permanecen abiertas para muchos alemanes, como es el auge del partido de derecha populista Alternativa para Alemania (AfD). Casada con un ingeniero de minas y madre de tres hijos, Kramp Karrenbauer apeló en su discurso a las clases medias, piedra angular de la economía social de mercado y componente esencial del tejido social alemán, y les aseguró que los valores fundamentales del trabajo, el ahorro y la educación son las claves para asegurar una vida prospera y garantizar un futuro aun mejor para las generaciones venideras.

En este contexto, sin embargo, la desigualdad entre las clases sociales, pero también las legítimas preocupaciones de la ciudadanía sobre la inmigración y la identidad cultural —instrumentalizadas por ciertos sectores políticos— jugarán un rol preponderante en la forma en la que Unión se define a sí misma y hace política. Para enfrentar estos desafíos, la Unión fortalece su liderazgo con nuevos cuadros como Paul Ziemiak, de 33 años y líder de las juventudes del partido quien ha sido nombrado nuevo secretario general.

Asimismo, la nueva presidenta de la CDU recordó los retos a los que se enfrenta la Unión Europea y la enorme responsabilidad que Alemania tiene a fin de impulsar el proyecto político más notable de la historia moderna europea desde las revoluciones liberales de 1848. La capacidad de apelar a los intereses y convicciones de los distintos sectores de la sociedad alemana será clave para construir la narrativa de una Europa unida, no a pesar, sino gracias a su diversidad y pluralidad de voces.

 

Dr. Andrés Hildebrandt
Doctor en Filosofía por la Universidad Albert Ludwig (Alemania). Ha trabajado en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones del Perú y actualmente es coordinador de proyectos en la Oficina Perú de la Fundación Konrad Adenauer.