Del resultado de diferentes retos en el plano político y económico en 2018 dependerán no solo los bolsillos argentinos sino también las aspiraciones del presidente Mauricio Macri por pelear un posible segundo mandato.

Presidente Mauricio Macri | Foto: Wikicommons

Presidente Mauricio Macri | Foto: Wikicommons

Diciembre fue muy acalorado en la Argentina, no solo por sus altísimas sensaciones térmicas, como ocurrió en otras ocasiones. A los festejos navideños se les sumaron jugadas políticas de alto impacto en la salud institucional del país. Por un lado, el gobierno de Mauricio Macri logró cerrar un año en equilibrio y, por otro, las decisiones judiciales de avanzar en causas contra la corrupción y el encubrimiento de la muerte del fiscal Nismann [1] le ponen un horizonte de esperanza a lo que vendrá.

Sin duda, la pobreza y la inflación fueron los datos que más dolieron en el país. La suba de precios cerró a la mitad de la que fue en el año anterior. Sin embargo, al inicio del 2018 una nueva escalada del dólar provocó un cambio en la política monetaria del Banco Central y ahora las metas inflacionarias son manejadas directamente por el Poder Ejecutivo. Fue una manera de sincerar la brecha que existía entre la meta prevista y la suba real de precios. En este escenario, la pobreza que golpea a 13,5 millones de argentinos, de los cuales la mitad son niños de hasta 14 años, es otro de los datos que duele en la Argentina.

Por eso, para el oficialismo fue un logro político de peso el haber podido aprobar una reforma tributaria y otra tibia reforma previsional, ya que con esas medidas apunta reducir el rojo fiscal en cinco años. Eso atraería inversiones genuinas y más empleo en el sector privado. Existe un dato alentador en este sentido: la actividad económica creció más de 5 % en octubre, según el Instituto Nacional de Censos (Indec), convirtiéndose en el principal indicador del último año. Comprueba esto que los denominados brotes verdes finalmente llegaron y en diferentes sectores, no solo en el campo.

Ahora, entre los desafíos de este flamante año 2018, la milimétrica combinación entre la eliminación de subsidios, los aumentos de tarifas y el cumplimiento de la meta inflacionaria, será el desafío primordial para el gobierno de Macri. Representa ni más ni menos que sacar al terreno todas las recetas que tenga Cambiemos, luego de su triunfo electoral de mitad de término, para concluir lo que pudiera ser el destierro del populismo.

En ese sentido, se encuadran los recientes aumentos en el transporte anunciado por el Ministerio de Transporte, el inminente incremento en los combustibles y el próximo ajuste en luz y gas. Todo golpeará en el primer cuatrimestre del año, para dar las malas noticias juntas y evitar que el segundo semestre enfríe el nivel de actividad y consumo.

Son objetivos complejos desde la perspectiva económica pero podrían volverse más difíciles aún si la maquinaria de los acuerdos políticos se rompe en los próximos meses. Hay nubarrones en el horizonte. Por ejemplo, está pendiente la discusión parlamentaria de la reforma laboral. Más cerca están las discusiones paritarias por los aumentos salariales de 2018.

En cualquier caso, hay dos claves políticas que jugarán su propio partido: por un lado el peronismo, los gobernadores peronistas y la Central General de Trabajadores; y por otro, la alianza que vaya consolidando el PRO con la Unión Cívica Radical (vía la diputada Elisa Carrió) en la ciudad de Buenos Aires y en los territorios donde ese matrimonio llevó a Cambiemos a ratificar su triunfo electoral. Del resultado de estos desafíos en 2018 dependerán no solo los bolsillos argentinos, sino también las aspiraciones del presidente Macri por pelear un posible segundo mandato.

 

[1] Natalio Alberto Nismann (1963-2015) fue un fiscal argentino que ganó notoriedad por tener a su cargo la causa del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en la que se investigaba a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y por solicitar el procesamiento del entonces jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri. El 18 de enero de 2015 fue encontrado muerto con un disparo en la cabeza en su residencia en la capital argentina.

 

Alejandra Gallo | @alegalloinfo
Periodista. Escribe para el diario El Cronista y trabaja en los programas Le doy mi palabra y Esta Semana, de Radio Mitre