El gobierno de Cambiemos y Mauricio Macri ha emprendido un plan de ajustes para reflotar la economía argentina. Una de las medidas centrales en la agenda es la reforma previsional a la que se opone el kirchnerismo con manifestaciones de calle. A continuación el testimonio de una joven y debutante diputada nacional.

La Argentina hace tiempo dio vuelta la página de una etapa difícil en su historia, cuando la democracia era frágil y la violencia, como instrumento de fuerza para presionar al poder, estaba a la orden del día.

Con el retorno definitivo del orden constitucional en el año 1983, comenzó un nuevo tiempo y desde allí los argentinos nos comprometimos a no volver nunca más a esos años oscuros en los que unos pocos pretendían dirigir por la fuerza los destinos políticos del país.

A lo largo de la última década se han visto intentos por parte de sectores minoritarios que buscan utilizar formas violentas como medio de coerción de la voluntad de las autoridades legítimamente constituidas.

Es así como la Argentina todavía soporta algunos cortes de calles y protestas que dañan el espacio público, disfrazadas de manifestaciones sobre reclamos sociales, tal como hemos podido observar en los últimos días en las calles de Buenos Aires. Desafortunadamente esos sectores políticos, que no tuvieron el voto mayoritario de la población e incluso cuentan con un importante rechazo popular que contribuyó a engrosar el caudal de votos hacia Cambiemos, hoy apañan y fomentan esos actos de barbarie.

El lunes 18 de diciembre fue mi debut como diputada nacional. La primera sesión de varias que me esperan en los próximos cuatro años de legislatura. En dicha sesión, ni bien se vivieron los incidentes en las afueras del Congreso de la Nación por parte de esos grupos violentos, la diputada Elisa “Lilita” Carrió, líder del espacio que integro dentro de Cambiemos, se vio obligada a recordarles a los sectores políticos que perdieron las elecciones y que estuvieron detrás de los desmanes, que no se gana con violencia lo que se perdió en las urnas. Esos políticos desde sus bancas especularon con los incidentes para frustrar el tratamiento de una Ley que reforma el sistema previsional y es de gran importancia para la ciudadanía. No lo lograron. La democracia y la legalidad nuevamente ganaron.

Esos diputados que especularon con despertar el fantasma del helicóptero de De la Rúa[1], los mismos que en 2001 hicieron todo a su alcance para acelerar el golpe a un gobierno débil pero elegido democráticamente por el pueblo, fantasearon con la violenta idea de volver a repetir la historia. Esta vez excusándose oponiéndose a una Ley propuesta por el Ejecutivo que busca remediar grotescos errores arrastrados durante años de malas decisiones tomadas por quienes hoy están sentados en las bancas de la disidencia. Los mismos piromaníacos que incendiaron la casa, hoy son quienes se quejan del olor a humo.

La Ley en cuestión[2], aprobada ya por el Congreso Nacional, modifica el cálculo de actualización permanente de las jubilaciones y pensiones, asegurando que siempre estarán protegidas de la inflación y garantizando a los jubilados que aportaron toda su vida y hoy cobran el monto mínimo que sus haberes, que la retribución nunca sea inferior al 82% del salario mínimo vital y móvil. Esa es la Ley que unos pocos no querían debatir e intentaron sin éxito frustrar por medios violentos.

El pueblo argentino es un pueblo de paz y tiene claro que no volverá a los tiempos en donde la violencia de unos pocos pueda anteponerse a las instituciones y a la democracia.

Sobre los hechos de violencia, deberá actuar la Justicia y así lo está haciendo. Para lo demás, las instituciones democráticas en el país seguirán siendo la vía a través de la cual los argentinos seguiremos decidiendo nuestro destino.

[1]    Más detalles en https://www.infobae.com/politica/2017/12/20/la-dramatica-caida-de-de-la-rua-y-el-papel-de-alfonsin-duhalde-y-cavallo/

[2]    Leer más en http://www.lanacion.com.ar/2092710-reforma-previsional-diputados-sanciono-la-ley-tras-una-jornada-de-violencia

Lucila Lehmann |

Dirigente de Cambiemos. Diputada de la Nación Argentina por la Provincia de Santa Fe. Miembro de la Red Latinoamericana por la Democracia.