Salta fue el primer distrito donde comenzó la contienda electoral. El actual gobernador Juan Manuel Urtubey logró el triunfo. Siguen ahora Mendoza y Capital Federal.

El gobernador bonaerense y precamndidato presidencial, Daniel Scioli, viajó a Salta a festejar el triunfo de Urtubey. Foto: Wikimedia Commons

El gobernador bonaerense y precamndidato presidencial, Daniel Scioli, viajó a Salta a festejar el triunfo de Urtubey. Foto: Wikimedia Commons

El domingo 12 de abril se realizaron en la Argentina las primeras elecciones primarias del cronograma electoral intenso que vivirá este país de cara a las elecciones presidenciales de octubre próximo. En Salta, el oficialismo logró ratificar a su candidato, el actual gobernador Juan Manuel Urtubey (quien va por su tercer mandato consecutivo, que la Constitución provincial le permite). Obtuvo el 47,28 % de los votos y se consolidó con su fórmula como la más votada por los salteños, que ahora irán a los comicios generales el 17 de mayo.

Salta es uno de los pocos distritos del país en el que hay voto electrónico; en este caso es la segunda elección con este sistema.

Para el oficialismo, el triunfo de Urtubey —quien en algún momento amagó con desmarcarse de las filas del kirchnerismo pero luego desistió— fue un alivio a nivel nacional. De hecho, el gobernador bonaerense Daniel Scioli viajó a la provincia para acompañar a su par salteño en el escrutinio y participó de la conferencia de prensa de este tras conocerse los resultados. También se sumaron otros precandidatos, como el ministro de Transporte, Florencio Randazzo, el de Defensa, Agustín Rossi y el jefe de Gabinete de la presidenta Cristina Kirchner, Aníbal Fernández.

Aunque Urtubey no logró retener la ciudad capital salteña, que en las primarias votó mayoritariamente al candidato del Frente Renovador que conduce a nivel nacional Sergio Massa, el hecho de que haya logrado en las abiertas y simultáneas a nivel provincial más de 13 puntos de diferencia con la segunda fórmula —encabezada por el exgobernador Juan Carlos Romero, con el apoyo del PRO (que lidera el jefe del gobierno porteño Mauricio Macri) y del Frente Renovador— alentó todo tipo de especulaciones dentro del oficialismo, en torno a las buenas expectativas que le esperarían en los próximos tests electorales.

El próximo distrito en revelar sus preferencias partidarias será Mendoza, el domingo 19 de abril. Allí pisa fuerte la fracción del radicalismo que no apoyó la alianza electoral con Macri. Constituirá, de manera indirecta, un primer termómetro para ese acuerdo.

No menos interesante serán las primarias en el distrito porteño, el próximo 26 de abril. Allí nuevamente las miradas se depositan sobre la intensa interna dentro del PRO. Se disputan la candidatura el actual jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta —a quien Macri apoyó públicamente como su candidato—, y la legisladora Gabriela Michetti, a quien Macri hubiera preferido como compañera de fórmula en la elección presidencial.

Son los primeros movimientos en el tablero electoral de la Argentina 2015, en que se elegirá mucho más que al próximo presidente; en todo caso, la ciudadanía se pronunciará por el destino institucional, el modelo económico y la inserción del país en el mundo.

 

Alejandra Gallo | @alegalloinfo
Periodista. Escribe para el diario El Cronista y trabaja en los programas Le doy mi palabra y Esta Semana, de Radio Mitre