Consecuencias de la urbanización descontrolada

Para la política, el desarrollo global y sustentable de las ciudades constituye uno de los grandes desafíos de nuestros tiempos. El compromiso de los Estados miembros de las Naciones Unidas de involucrar más a las ciudades fue renovado recientemente en la Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales (CGLU), en Bogotá, y en la Conferencia Habitat III, en Quito.

 

Ya hace tiempo de los expertos hablan de una megatendencia: la urbanización global —es decir, la propagación de las formas citadinas de vida— avanza en forma imparable. Hoy más de la mitad de los habitantes del planeta viven en ciudades y hasta el 2050 los expertos pronostican un aumento al 70 %. Los grandes desafíos a superar son multifacéticos: el aumento de la demanda de vivienda, el creciente consumo de recursos, la eficiencia en el suministro y la contaminación del aire. Se requieren desarrollo y aplicación de soluciones sostenibles en el tiempo.

En las dos conferencias que tuvieron lugar en Latinoamérica a fines de 2016, expertos y delegados de todo el mundo se ocuparon del desarrollo futuro de las ciudades y debatieron las condiciones para un desarrollo sustentable, primero en la Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales, en Bogotá, y unos días más tarde en la capital ecuatoriana Quito, en la UN-Conference on Housing and Sustainable Development, conocida como Habitat III. Allí participaron 15.000 representantes de la política, la economía, la ciencia y la sociedad civil de los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas, así como 20.000 ecuatorianos. Esta conferencia del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos se realiza cada veinte años. La última vez fue en Estambul (Habitat II, 1996) y la anterior fue en Vancouver (Habitat I, 1976).

A la conferencia de Bogotá asistieron más de cinco mil alcaldes, concejales y representantes de gobiernos locales. Los recibieron el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, y el presidente de la CGLU y alcalde de Estambul, Kadir Topbas.

Bogotá fue la primera ciudad del mundo en incorporar, a comienzos del milenio, un autobús de tránsito rápido (BRT, Bus Rapid Transit), llamado proyecto Transmilenio. Este sistema ha sido copiado por otras grandes ciudades. En estos buses rápidos se trasladan diariamente dos millones y medio de ciudadanos. A esto se agregará un sistema de tren subterráneo, anunció el presidente colombiano Manuel Santos, que recibió recientemente el Premio Nobel. En su intervención, Santos subrayó que los problemas asociados a la movilidad en las grandes ciudades constituyen y constituirán de los desafíos más difíciles de solucionar.

En la Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales se elaboraron recomendaciones y documentos preparatorios con la finalidad de facilitar la actualización de la nueva agenda urbana (new urban agenda) en la Conferencia Habitat III. En la conferencia de Quito el secretario general Ban Ki Moon llevó la mirada a la evolución de las ciudades en todo el mundo. Desde la última conferencia Habitat en 1996, el número de habitantes de las ciudades aumentó en 1400 millones, en su mayoría en países en desarrollo y naciones emergentes.

La nueva agenda urbana que emana de Habitat III tiene como objetivo constituir una herramienta para gobiernos locales, regionales y estatales en pos de un desarrollo integrador y sostenible de las ciudades. Sin embargo, la declaración no es una directiva vinculante.

Durante la conferencia, los alcaldes del mundo se comprometieron a resolver en primer lugar los problemas de la vida cotidiana, como la vivienda, el tránsito y los servicios comunales. También el secretario general Ban Ki Moon apoyó este compromiso en su discurso y recalcó que las Naciones Unidas siempre han estado comprometidas con el desarrollo comunal. Según su firme convencimiento, los alcaldes y representantes comunales son los actores centrales para el cumplimiento de los objetivos relacionados con el clima y el desarrollo sustentable.

Por esta razón 40 alcaldes y jefes de gobiernos regionales tomaron posición respecto al futuro de las ciudades. Se coincidió en que los alcaldes son quienes, confrontados en forma inmediata con los desafíos locales, deberán solucionarlos de acuerdo con los principios de la sustentabilidad y el cumplimiento de los objetivos climáticos. Finalmente, nadie debería ser excluido del desarrollo de la ciudad.

En vista de la realidad de las finanzas, los disertantes exigieron a sus respectivos gobiernos que provean a las comunas con fondos suficientes. El problema secular de la integración de los refugiados solo fue señalado por tres representantes de ciudades alemanas: el alcalde gobernador de Berlín, Michael Müller, el alcalde de Mannheim, Peter Kurz, y el vicealcalde de Colonia, Andreas Wolter.

Debe destacarse que Alemania presentó en Habitat III un taller con los objetivos de la cooperación internacional del país a través del Ministerio Federal de Cooperación Internacional y del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Construcción y Seguridad Nuclear. Alemania concentrará los esfuerzos de los próximos años en la solución de los problemas de movilidad en las metrópolis mundiales y los desafíos del transporte suburbano.

Con un pabellón en Habitat III construido totalmente de madera, Alemania mostró cuán efectivamente se pueden aplicar criterios de sustentabilidad, bajo la idea de reutilizar materiales de construcción de casas de madera, y esto en una zona afectada por el último sismo en territorio ecuatoriano.

Dr. Siegfried Balleis
Exalcalde socialcristiano de la ciudad de Erlangen, participante en las conferencias de Bogotá y de Quito.

Artículo original publicado en Bayerische Staatzeitung, que autorizó su traducción y reproducción en Diálogo Político.

Traducción de Manfred Steffen, coordinador de programas de la Fundación Konrad Adenauer, oficina Montevideo