Ecuador con un vicepresidente sin funciones

Jorge Glas se quedó sin atribuciones por orden del Poder Ejecutivo.

Portada del diario Últimas Noticias, Quito, 4 de agosto de 2017

Portada del diario “Últimas Noticias”, Quito, 4 de agosto de 2017

En los últimos días, las fracciones en filas del movimiento Alianza País se volvieron evidentes, pero el jueves 3 el presidente Lenín Moreno rompió completamente con Jorge Glas y le retiró todas las funciones que se le habían otorgado como vicepresidente de la República.

A través del decreto ejecutivo n.º 100, Moreno derogó las atribuciones y delegaciones de Glas, tales como el «encargo de la articulación del Consejo Sectorial de la Producción», «la integración del Comité Ejecutivo del Consejo Consultivo Productivo y Tributario» y la presidencia del Comité de Reconstrucción y Reactivación Productiva de las zonas afectadas por el terremoto de abril del año pasado. La única función que podría cumplir sería la de asumir las responsabilidades presidenciales en caso de la ausencia de Moreno.

Todo empezó cuando el nombre de Jorge Glas apareció en dos audios difundidos por O’Globo sobre el caso Odebrecht, y el presidente Moreno dijo que no se pronunciaría sobre el tema pero si tomaría acciones al respecto. Luego, Glas arremetió contra Moreno señalándolo como traidor de los principios de la Revolución ciudadana, diciendo que se sentía perseguido y advirtiendo de medidas en perjuicio del pueblo ecuatoriano adoptadas por el Gobierno actual, como contar con un grupo de «nuevos amigos».

En medio de esto, el expresidente Rafael Correa también arremetió contra el actual gobierno, a través de su cuenta de Twitter, señalando que Moreno había pactado con la familia del expresidente Abdalá Bucaram y le había entregado la administración del sector energético y, finalmente, después de que Glas se quedará sin funciones, escribió en su cuenta: «¡Ups! ¡El diálogo solo ha sido para los que odian la Revolución! Adelante, JORGE. Tómalo como una condecoración». Y Glas así lo hizo, en rueda de prensa señaló que terminará su mandato porque fue electo por el pueblo y que no renunciará al cargo.

Pero hay más fichas pendientes en el escenario actual. Por un lado, la Contraloría emitió un informe sobre la explotación del pozo petrolero Bosque Sinche señalando que hubo irregularidades en la negociación y adjudicación del contrato, encontrando indicios de peculado de varios funcionarios, incluidos el vicepresidente Glas. Por ello, la Fiscalía abrió una investigación previa en contra de Glas y otras 20 personas que podrían tener responsabilidad penal en dicho caso. Además, el jueves en la noche saltó la noticia a través del diario brasileño O’Globo, donde un informante de Odebrecht aseguró que Glas recibió 14 millones de dólares de «propina» de parte de la compañía.

Por otro lado, las piezas se empiezan a mover entre los militantes de Alianza País, a pesar de que pocas horas después de la cesación de funciones de Glas emitieron un comunicado señalando que mediarán para resolver el conflicto entre Moreno y su binomio, y al parecer hay quienes tirarían del lado de Moreno y quienes lo harían por el lado de Correa-Glas.

De todas formas, sería la Asamblea la que podría decidir sobre la destitución del vicepresidente, ya sea por pedido de juicio penal por la Fiscalía o si da paso a la petición del Movimiento CREO de seguir un juicio político en contra de Glas, siempre que este no dimita a su cargo antes, cosa poco probable porque ha asegurado que cumplirá con el mandato popular que lo eligió como vicepresidente.

 

Carla Bonilla | @CarliBonilla
Ecuatoriana. Comunicadora. Máster en Gerencia Política y Gobernabilidad. Exasesora y jefe de proyectos en el Congreso Nacional, la Unión Demócrata Cristiana, la Fundación Konrad Adenauer y el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito