Una marcha que en silencio gritó ¡justicia!

111

Jueces y colegas de Nisman convocaron una manifestación en homenaje al fiscal muerto en democracia por investigar supuestos encubrimientos de la presidenta con Irán por el atentado a la AMIA. Participaron referentes de la oposición, sin consignas partidarias, y ningún funcionario. Las hijas del fiscal, su madre y su exesposa encabezaron la marcha.

Debió transcurrir casi un mes y medio desde la muerte del fiscal Alberto Nisman para que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dijera “lamento la muerte de Nisman”. Fue en la inauguración de las sesiones ordinarias del Parlamento, el 1° de marzo.

La mención ocurrió luego de que el juez Daniel Rafecas resolviera —justo el viernes 27 de febrero— que “el Gobierno argentino no quiso encubrir el atentado de la AMIA”, según él mismo redactó en su documento judicial. Nisman había denunciado que la presidenta y varios de sus ministros habrían firmado un acuerdo comercial con Irán, detrás del cual en realidad el verdadero objetivo era encubrir funcionarios iraníes que habrían sido responsables del atentado a la AMIA, ocurrido hace 21 años y sobre el que no hay ningún culpable identificado aún. Es decir, la decisión de Rafecas deshace la hipótesis de Nisman y ya fue apelada por el nuevo fiscal Pollicita.

Nisman apareció muerto en su departamento de Puerto Madero el 18 de enero, 24 horas antes de concurrir al Congreso a dar más detalles sobre su investigación. Por ese tremendo shock político, social e institucional que vive hoy la Argentina a solo siete meses de las elecciones presidenciales y diez meses de la asunción del próximo Gobierno, los jueces y fiscales convocaron a una marcha silenciosa de homenaje a Nisman cuando se cumplió un mes de su muerte. Fue una convocatoria a la que acudieron, según estimaciones de los organizadores, cerca de 300.000 personas y en la que no hubo consignas político-partidarias aunque acudieron los principales referentes de los partidos de la oposición y ningún funcionario del Gobierno. La manifestación salió del Palacio de Tribunales cerca de las 18 horas del jueves 18 de febrero y concluyó cerca de las 21 horas en Plaza de Mayo y en la Fiscalía de Nisman, ubicada a metros de allí.

Esa manifestación tuvo su toque particular debido a una tupida lluvia que se desató esa tarde sobre la capital argentina que llevó a muchos a recordar la fecha patria del 25 de mayo de 1810. De la marcha participaron las hijas de Nisman, su madre y su exesposa, la jueza Arroyo Salgado, quien es parte de la causa en representación de las menores.

Ese mismo día, la presidenta había inaugurado (por tercera vez) la represa Atucha II, rebautizada Presidente Néstor Kirchner y no se refirió al homenaje al fiscal muerto en democracia, aunque sí lo hizo al “partido judicial”, como denominó a los jueces y fiscales que, desde su perspectiva, intentan desestabilizar a su gobierno. Lamentablemente, por ahora hay demasiada dialéctica y muy pocos hechos concretos en torno a la muerte no esclarecida de Nisman, las sospechas que recaen sobre la presidenta y su entorno más cercano y el mismísimo atentado a la AMIA, ocurrido hace 21 años y sobre el que no hay aún ningún culpable identificado.

 

Alejandra Gallo | @alegalloinfo
Periodista. Escribe para el diario El Cronista y trabaja en los programas Le doy mi palabra y Esta Semana, de Radio Mitre