Venezuela, respiros de democracia en dictadura

El domingo 10 de septiembre, 19 de los 24 estados de Venezuela tuvieron elecciones primarias de oposición.

Mesa receptora de votos en las elecciones primarias de oposición de Venezuela, 10 de setiembre de 2017

Mesa receptora de votos en las elecciones primarias de oposición de Venezuela, 10 de setiembre de 2017

En estos momentos de decepción de la ciudadanía venezolana por la realización el 30 de julio del 2017 de una asamblea constituyente para cambiar las reglas del juego del país, el Consejo Nacional Electoral (CNE) convoca a destiempo a unas elecciones de gobernadores que debieron realizarse en el último semestre del 2016.

La convocatoria sorprendió a los actores políticos venezolanos y presentó una disyuntiva a la ciudadanía, que desconfía del ente electoral pero no deja de querer ser democrática y ejercer su derecho al voto para cambiar las realidades del país.

La Mesa de Unidad Democrática (MUD), conglomerado de partidos políticos de centro, derecha y centroizquierda opositores al gobierno de Nicolás Maduro, decidió entonces hacer elecciones primarias para elegir a sus candidatos a las gobernaciones.

Las elecciones regionales del próximo 15 de octubre serán un respiro a la democracia. Ante la debacle de aprobación, el gobierno nacional optó por realizar solo una elección de gobernadores y no de asambleas de diputados regionales: las encuestas prevén una pérdida de los candidatos apoyados por el gobierno y la manera de mantener el control de los estados es mediante las asambleas legislativas que, en su mayoría, ya estaban controladas por diputados afectos al gobierno.

En las encuestas, hasta los escenarios de baja participación indican que las elecciones regionales serán una válvula de escape para la ciudadanía, que por su vocación democrática quiere expresarse en las urnas electorales. Todo hace prever que habrá un voto castigo a los candidatos del gobierno.

En las primarias resultó ganador el partido histórico Acción Democrática (AD), cuyas candidaturas serán las que pugnarán en doce de las elecciones regionales; seis candidaturas obtuvo el partido Primero Justicia, dos consiguió Voluntad Popular y las otras tres candidaturas fueron ganadas por un independiente, el partido La Causa R y Avanzada Popular.

Acción Democrática sufrió el desprestigio en los tiempos de campañas y de gobiernos de Hugo Chávez, que apostaron a la desaparición de este partido político. Sin embargo, AD se mantuvo a lo largo de los años y obtuvo incluso un gran número de diputados nacionales en las elecciones legislativas del 2015. En este momento de incertidumbre política no deja de sorprender este renacer de las cenizas y la consolidación como el partido que contenderá representando a la Mesa de Unidad Democrática en más de la mitad de las gobernaciones a disputarse.

Primero Justicia, que comenzó su vida política en los primeros años de los gobiernos chavistas, obtiene un segundo lugar en la oposición, tanto en diputados nacionales en las elecciones legislativas del 2015 como ahora en candidaturas a gobernación, algunas de estas emblemáticas, como la del estado occidental del Zulia y la que mantiene del estado metropolitano de Miranda donde fue gobernador durante ocho años el excandidato presidencial Henrique Capriles Radonski.

Los venezolanos tienen la esperanza de cambiar parte de las realidades del país expresando en las urnas su descontento con el gobierno dictatorial; las elecciones regionales darán un respiro ante las injusticias cometidas por el gobierno nacional, que quitó la posibilidad de realizar un referéndum que pudo haber revocado por primera vez a un presidente en ejercicio en Venezuela.

 

Carlos Sánchez Nieto | @csancheznieto
Arquitecto. Consultor en marketing y estrategia. Asilado político venezolano