La etapa de las posibilidades

La canciller Angela Merkel estableció una importante señal con la decisión de no presentarse al cargo de presidenta de la CDU en el Congreso Federal de diciembre próximo. Se trata de un proceso normal, ya que todos los cargos electivos son temporales. Los 18 años de ejercicio de Angela Merkel fueron una larga y determinante fase, que habla por sí misma.

Por su decisión de pasar la posta, Angela Merkel merece gran reconocimiento y respeto. Al anunciar a fines de octubre su decisión, ella misma habló de una nueva ventana de oportunidades. Dichas oportunidades refieren no solamente al próximo o próxima presidente del partido, sino también al camino a recorrer hasta su elección. Se trata de la ventana de oportunidades para poner a prueba la vigencia de la democracia interna de la CDU como partido popular del siglo XXI, tanto hacia dentro como hacia fuera.

El marco está dado: al final del congreso federal del partido, 1001 delegados decidirán en elección libre y secreta sobre la presidencia. Los delegados representan a nivel federal a unos 450.000 afiliados. Provienen de todas partes del país. El número se determina básicamente por los afiliados de cada lugar. La numerosa agrupación de Renania del Norte-Westfalia envía, por ejemplo, 296 delegados. Ellos representan a aproximadamente 130.000 afiliados de ese estado federado. En nombre de los 5200 miembros de la agrupación de mi estado natal Mecklenburgo-Pomerania Occidental participan 14 delegados. Este sistema asegura la representación regional. Si bien donde hay más miembros habrá más delegados, al final todas las comarcas estarán representadas.

En este marco, actualmente se produce un proceso muy fructífero: más de diez candidatos expresaron públicamente su intención de presentar su candidatura para suceder a Angela Merkel, entre los cuales están el presidente del bloque parlamentario Friedrich Merz, el ministro federal de Salud Pública Jens Spahn y la actual secretaria general Annegret Kramp-Karrenbauer. El mero hecho de la variedad de candidatos constituye una apasionante prueba de la viva discusión intrapartidaria. La conformación de la voluntad dentro del partido se constituye sobre personas diferentes, cada una de las cuales tiene una propuesta propia a los miembros del partido. Esto es muestra de la característica fundamental de un partido político popular (representativo de todos los sectores de la sociedad). Los candidatos tendrán la oportunidad de presentarse a los miembros del partido en conferencias regionales, en las que todos y todas podrán formarse una opinión propia. También los futuros candidatos son parte de la membresía partidaria y tendrán la oportunidad directa de confrontar su propia opinión con la de sus competidores antes de la decisión libre en el congreso partidario.

Este proceso es una vívida conformación de voluntad dentro de un partido político y esto debe ser reconocido públicamente. Se trata de una competencia de argumentos y no de una lucha de unos contra otros. Me alegro de que dentro de la CDU de Alemania entendemos y aprovechamos la oportunidad de transitar este camino.

 

Traducción: Manfred Steffen, de la oficina Montevideo de la Fundación Konrad Adenauer