Venezuela: recrudece la represión y redobla la lucha por la libertad

Aunque el centro político y mediático en Venezuela está en Caracas, en varias regiones del país se han vivido escenarios muy difíciles en los últimos días. Las injusticias abundan cuando los ciudadanos al unísono exigen libertad y tienen claro que la lucha por recuperarla, en medio de una dictadura, acarrea sus consecuencias.

El régimen, junto con sus personeros en cada región, ha recrudecido las oleadas de represión y persecución, en especial contra los jóvenes y estudiantes que nos mantenemos junto a la sociedad civil en las calles, en ejercicio del derecho a la protesta y como deber cívico ante el ultraje de la democracia e incluso la subsistencia misma provocada por la grave crisis humanitaria.

La represión ha sido desmedida. El régimen utiliza a la Guardia Nacional y a la Policía Nacional Bolivariana como sus cuerpos violentos. La ley y los tratados internacionales son omitidos por estos funcionarios. El llamado a la reflexión que muchos intentan es nulo, pese a que la lucha en las calles es de ciudadanos civiles versus ciudadanos militares, ambos unidos por el hambre y unas condiciones de vida deplorables que hoy azotan a la mayoría de los venezolanos, sin distingos.

Los cuerpos paramilitares, que son civiles armados y organizados, autodenominados colectivos, también son parte de las contiendas; por un lado, sembrando el miedo y la violencia en la población, pero también promoviendo saqueos y ataques a las pocas empresas privadas que con mucho esfuerzo aún se mantienen en pie.

El dolor y la indignación son de todos. Las razones de la lucha que hoy se emprende en Venezuela son diversas, todas válidas. La de los más jóvenes es por el futuro que nos han robado y por las ansias de vivir en libertad.

En regiones del país como Carabobo y Falcón se han presentado escenarios nunca antes vistos. En la ciudad de Valencia (Carabobo) ocurrió una ola de saqueos alarmantes. En medio de la anarquía, la ciudad quedó paralizada. Debido a las protestas ciudadanas y al caos promovido por el régimen, muchas personas quedaron atrapadas en sus hogares, lo que ha generado que, a los pocos días, muchas familias ya no tuviesen qué comer. En la Venezuela de hoy, nadie tiene una despensa de alimentos que dure mucho.

En Coro, capital del estado Falcón, el escenario no ha sido muy diferente. La represión ha recrudecido, dejando varios jóvenes estudiantes heridos. A quienes se mantienen en protesta les han sido violentados sus derechos, incluso se les ha negado la atención médica en recintos hospitalarios públicos. Muchos de los detenidos son civiles que llevan a tribunales militares, contrariando el debido proceso, desacatando incluso a las sugerencias de las Naciones Unidas.

«No nos extrañaría ninguna artimaña, comisión de delito, irrespeto al debido proceso y trato cruel por parte de los efectivos de la dictadura, por lo que es preciso recordarles que todos los delitos que contraríen los derechos humanos son imprescriptibles», destacamos los jóvenes de Vente Venezuela en un comunicado que dirigimos hace algunos días a los ciudadanos civiles y militares responsables de la injusta prisión de nuestros jóvenes. Estamos en dictadura y esto se reafirma cada día.

Asimismo, la noche del domingo 7 de mayo fueron allanadas en Coro varias residencias estudiantiles por efectivos del régimen, sin abandonar la persecución a los líderes políticos, inculpándolos de falsos de delitos y acusando de financiamiento a «terroristas», como nos han denominado a quienes estamos en las calles exigiendo nuestros derechos.

Son días muy difíciles los que se viven en Venezuela, días decisivos. Sin duda, esta lucha se trata de la libertad, de los que temen perderla por los crímenes que han cometido y de los que estamos hartos de sobrevivir sometidos a la miseria de un régimen criminal, hambreador y violador de los derechos humanos.

Los venezolanos sabemos que los ojos del mundo, en especial de los demócratas, están sobre Venezuela y aunque no sabemos cuanto más dure nuestra lucha, estamos decididos a seguir apostando por la libertad. Sabemos que ustedes están con nosotros.

 

Miguel Ángel Martínez | @MartinezMiguell


Abogado. Coordinador juvenil de Vente Venezuela en Falcón