Votar y luchar: la esperanza de Venezuela

Un acto de rebeldía que movilizó a millones de personas contra el gobierno chavista. Entre llamar a la violencia y hacerle el juego a la represión oficialista, o perseverar en los métodos democráticos con miras a resucitar la justicia y la institucionalidad republicana, la sociedad venezolana optó por esto ultimo

Venezolanos votan en Montevideo masivamente contra la iniciativa de asamblea constituyente, 16 de julio de 2017 | Foto: Ángel Arellano

Venezolanos votan en Montevideo masivamente contra la iniciativa de asamblea constituyente, 16 de julio de 2017 | Foto: Ángel Arellano

Porque cada circunstancia trae consigo una oportunidad y cada oportunidad es aprovechada por los pueblos para avanzar en el tortuoso camino de superar la dictadura y restablecer la democracia. Entre llamar a la violencia y hacerle el juego a la represión oficialista, o perseverar en los métodos democráticos con miras a resucitar la justicia y la institucionalidad republicana, la sociedad venezolana optó por esto último. Paz.

Después de cien días de masivas protestas y una cruel represión que ha cobrado la vida de 95 personas, y ha dejado miles de heridos y detenidos, la comunidad venezolana dentro y fuera del país se manifestó en una histórica jornada de consulta organizada por el Poder Legislativo en apenas dos semanas. Fue un acto de rebeldía que movilizó a millones de personas contra el gobierno chavista.

En casi todos los rincones de Venezuela la jornada se desarrolló con tranquilidad, salvo algunos espacios donde los grupos armados al servicio del oficialismo causaron estragos. En el populoso barrio de Catia, al oeste de Caracas, una mujer de 61 años murió luego de una balacera protagonizada por los colectivos chavistas y tres más salieron heridas mientras asediaron una iglesia con doscientas personas y mantuvieron retenido al cardenal venezolano Jorge Urosa Savino durante varias horas. El pueblo de Boconó, en el estado Trujillo, también vivió gran tensión. Los colectivos atacaron centros de votación dejando algunos heridos a su paso. Un candidato del PSUV a la asamblea nacional constituyente participó en el robo de cuadernos electorales, según reseñó la prensa local. En otras regiones también hubo focos de violencia que sembraron miedo y zozobra.

Con el 95 % de las actas escrutadas a las once de la noche de este domingo, la Comisión de Garantes de la Consulta Popular, conformada por los rectores de las principales universidades venezolanas, informó el número de votantes y los resultados del proceso: 7.186.170 personas participaron; 6.492.381 dentro de Venezuela y 693.789 en las 220 ciudades del mundo donde se instalaron centros de votación.

Los números

1. ¿Rechaza y desconoce la realización de una asamblea nacional constituyente propuesta por Nicolás Maduro sin la aprobación previa del pueblo venezolano?

98,4 % (6.387.854) de votos al  y 0,13 % (8.440) al No.

2. ¿Demanda a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?

98,5 % (6.393.048) de votos al y 0,12 % (7791) al No.

3. ¿Aprueba que se proceda a la renovación de los poderes públicos de acuerdo con lo establecido en la Constitución, así como la realización de elecciones y la conformación de un nuevo gobierno de unidad nacional?

98,3 % (6.384.607) de votos al  y 0,14% (9089) al No.

En cada pregunta, los votos nulos representan la diferencia de votos hasta completar el 100 %.

Venezolanos en Uruguay, una comunidad que crece

Frío domingo de lluvia, con fuertes vientos y una Ciudad Vieja desolada. La comunidad venezolana en el Uruguay convocó a sus compatriotas residentes en el país a participar en la consulta popular en un centro instalado en el Centro de Apostolado del Mar, puerta 274 de la calle Washington de Montevideo. Tres mesas de votación fueron habilitadas; luego, en la tarde, se instaló una más por la gran cantidad de asistentes.

Desde las 9 de la mañana se acercaron los votantes, sorteando la sensación térmica que oscilaba entre 4 y 8 grados. A las 11.30 de la mañana la fila de personas le daba la vuelta a la manzana. Así se mantuvo hasta las 7 de la noche. Videos y fotografías iban y venían. Todos registraban el momento, nadie quería dejar de ser parte. Pocos podían creer la impresionante movilización que presenciaban. En 14 días la sociedad venezolana se organizó para librar una nueva batalla contra el régimen dictatorial, demostrando gran capacidad para desplegarse y dar un golpe contundente con las herramientas de la paz y el civismo.

Desde Tacuarembó, Rivera, Colonia, San José, Maldonado y Rocha viajaron muchos para ejercer su derecho en una consulta donde el Parlamento nacional le preguntaba al soberano si quería luchar o desistir. El Sí se impuso.

Participaron 2816 personas. El 51 % de los 5500 residentes que, siguiendo las estimaciones estatales, se encuentran en Uruguay. Las mesas cerraron a las ocho de la noche. Apenas hubo algunos votos nulos. La determinación fue el rasgo más destacado en una jornada donde observadores internacionales, legisladores, asociaciones civiles y demás testigos dieron fe de la aspiración democrática que impulsa a un pueblo que busca salir de la oscuridad.

 

Ángel Arellano @ | @angelarellano
Venezolano. Doctorando en Ciencias Políticas. Integrante del Centro de Formación para la Democracia