Elecciones internas en Uruguay

Principales precandidatos ganadores: Daniel Martínez (FA), Luis Lacalle Pou (PN), Ernesto Talvi (PC) | Foto: Infobae
Principales precandidatos ganadores: Daniel Martínez (FA), Luis Lacalle Pou (PN), Ernesto Talvi (PC) | Foto: Infobae

El pasado domingo 30 de junio Uruguay tuvo sus elecciones internas. Son comicios de carácter obligatorio para los 15 partidos que estaban inscriptos, pero de participación voluntaria para el electorado.

Principales precandidatos ganadores: Daniel Martínez (FA), Luis Lacalle Pou (PN), Ernesto Talvi (PC) | Foto: Infobae
Principales precandidatos ganadores: Daniel Martínez (FA), Luis Lacalle Pou (PN), Ernesto Talvi (PC) | Foto: Infobae

Los resultados no depararon grandes sorpresas en los tres partidos que congregan una mayor adhesión popular, aunque el margen del triunfo fue más amplio del esperado. En filas del Partido Nacional se confirmó el favoritismo del precandidato Luis Lacalle Pou (hijo del expresidente Luis Alberto Lacalle) tras obtener nuevamente la candidatura de su partido. En tanto, Daniel Martínez por el Frente Amplio y Ernesto Talvi por el Partido Colorado también ganaron sus respectivas internas.

 

El nivel de participación

La participación superó levemente el 40 % en un total de 2.678.031 habilitados para votar, totalizando 1.076.660 votos. Si bien es un nivel de votación bastante bajo, al menos superó las expectativas iniciales y mejoró levemente respecto a la interna del año 2014.

 

Fuente: Elaboración propia con datos de la Corte Electoral
Fuente: Elaboración propia con datos de la Corte Electoral

 

Entre los principales lemas partidarios, el PN nuevamente fue el que tuvo la interna con más votantes, 42% del total, lo cual no es una novedad, ya que suele ser el partido más votado en instancias de internas. Le siguieron el Frente Amplio que obtuvo el 23,7% de los votos y en tercer lugar el Partido Colorado con el 17%.

Es interesante observar la comparación de cada partido respecto a su desempeño en las internas de 2014. El Partido Nacional ha logrado incrementar levemente sus votos, en tanto, el Partido Colorado logró mejorar sensiblemente su desempeño. La contracara ha sido la disminución del nivel de votación del Frente Amplio, lo cual viene siendo algo sistemático desde que concurre a internas. Del mismo modo, partidos más pequeños como Unidad Popular (UP) y el Partido Independiente (PI) han bajado su nivel de votación. Una de las sorpresas ha sido el voto a otros partidos. Si bien estos partían de un piso bastante bajo en 2014 (4094 votos), su nivel de votación ha crecido enormemente. Esto se explica en buena medida por la irrupción de Cabildo Abierto, liderado por el excomandante en jefe del Ejército Guido Manini Ríos. Pese a que este partido no presentaba competencia interna entre precandidatos, obtuvo 46.887 votos, lo cual representa el 4 % de todos los votos emitidos en estos comicios. El resto de la categoría «otros» se repartió entre los partidos más pequeños.

 

Votos emitidos

Fuente: Elaboración propia con datos de la Corte Electoral.
Fuente: Elaboración propia con datos de la Corte Electoral

 

Los resultados dentro de los partidos

La interna nacionalista generaba gran expectativa debido a que se fue desarrollando en un clima de fuertes disputas internas. Lacalle Pou ratificó el favoritismo que se le asignaba. Obtuvo el 53,8 % de los votos y un margen amplio sobre sus contendientes. En segundo lugar se ubicó Juan Sartori, con el 20 % de los votos. Su corta trayectoria ha sido bastante peculiar y polémica a la vez, dado que no solo irrumpió hace pocos meses en la política, sino que también sembró recelos en la interna, donde se lo acusó de compra de dirigentes y utilización de campañas negativas. En la semana previa a los comicios, las empresas encuestadoras lo daban segundo, a diez puntos aproximadamente de Lacalle Pou. Sin embargo, si bien confirmó el segundo lugar, no alcanzó el guarismo esperado. Tercero se ubicó el senador Jorge Larrañaga, con el 17,5% de los votos. Por último, quedaron el intendente del departamento de Maldonado Enrique Antía (7,5%) y Carlos Lafigliola (0,4%).

La interna del Frente Amplio se manejó en un clima de cierta unidad entre sus precandidatos y casi sin sobresaltos. Por esa misma razón mantuvo cierta estabilidad en la intención de votos y no deparó sorpresas. El exintendente de Montevideo Daniel Martínez, que renunció para dedicarse de lleno a la campaña, ratificó el favoritismo que le daban las encuestas ganando con el 41 % de los votos de la interna frenteamplista. Carolina Cosse, exministra de Industria quedó en segundo lugar con el 25 %. En tanto, lo más sorpresivo en esta interna fue el muy buen desempeño de Oscar Andrade, un dirigente sindical de la construcción, perteneciente al Partido Comunista, que alcanzó el 23 % de los votos. Finalmente, el economista Mario Bergara, expresidente del Banco Central, obtuvo un 9,3% de los apoyos.

La interna colorada se presentaba en lo previo como la más competitiva. Sin embargo, el amplio triunfo del economista Ernesto Talvi marcó la sorpresa de la jornada. Siendo un outsider del sistema político montó su propio grupo en la interna colorada (Movimiento Ciudadanos) y compitió nada menos que con el dos veces presidente Julio María Sanguinetti. Si bien los primeros sondeos lo mostraban en segundo lugar, las últimas encuestas ya lo posicionaban en una situación de empate técnico. Sin embargo, logró imponerse con el 53 % dejando en un lejano segundo lugar a Sanguinetti con el 32,7 %. En tercer lugar se ubicó Amorín Batlle, con el 13%.

Las internas en Uruguay marcan nuevamente la vitalidad que tienen sus partidos. Aunque también es cierto —y el lector seguramente lo advierte— que hay algunas luces amarillas encendidas. Pero se puede ver que el 82 % de quienes concurrieron a estas elecciones lo hicieron para manifestar su adhesión a alguno de los partidos con más trayectoria del sistema político. Los partidos tradicionales (PN y PC) han mejorado su concurrencia. En tanto, el Frente Amplio viene en una tendencia de descrecimiento lento pero constante.

Por otra parte, no deja de ser llamativa la forma en que aparecen los principales outsiders en esta elección. Por lo general, la tendencia global de las democracias indicaría que los outsiders juegan por fuera del sistema de partidos y allí se alimentan de la indignación ciudadana para desplazar a los partidos ya establecidos. Sin embargo, tanto Ernesto Talvi como Juan Sartori han optado por entrar a la competencia política a través de dos partidos tradicionales. Al respecto, vale la pena retomar una metáfora empleada por el intelectual Carlos Real de Azúa para conceptualizar la irrupción de nuevos elementos políticos en el Uruguay de principio del siglo XX: «vino nuevo en odre viejo».