Ursula von der Leyen: una apuesta para el futuro de la Unión Europea

Ursula von der Leyen
Ursula von der Leyen

El tablero político de la Unión Europea ha dado una nueva sorpresa. El 2 de julio, el Consejo de los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea, propuso que la actual ministra de Defensa de Alemania, Ursula von der Leyen, presida la Comisión Europea.

Ursula von der Leyen | Foto: Kuhlmann MSC, vía WikiCommons
Ursula von der Leyen | Foto: Kuhlmann MSC, vía WikiCommons

Al ser confirmado por el Parlamento Europeo, Ursula von der Leyen se convertiría en la primera mujer en ocupar esta posición. Pero, ¿quién es esta dinámica mujer de 60 años, quien logró convencer a los miembros del Consejo Europeo durante largas horas de complejas negociaciones?

Para responder esta pregunta, hay que enfatizar que la larga y aún fructífera era de Angela Merkel como canciller alemana no ha sido (como algunos suelen enfatizar) únicamente una época de continuismo y estabilidad. En su propio ritmo, prudente y pausado, se han dado transformaciones fundamentales en nuestro imaginario político y social: quizás uno de los cambios más importantes sea cómo entendemos el papel de las mujeres en la política. A lo largo de los años, diversas mujeres han consolidado carreras de primera línea y han establecido su presencia en los círculos más altos de poder como algo cotidiano.

Una de estas historias es la de Ursula von der Leyen. Nacida en 1958, es hija del funcionario europeo y político demócrata cristiano Ernst Albrecht, primer ministro del estado federado de Niedersachsen (Baja Sajonia) entre 1976 y 1990. Ursula von der Leyen pasó los primeros 13 años de su vida en Bruselas, Bélgica, donde creció hablando francés y alemán como lenguas maternas. Estudió primero economía, para luego pasar a medicina en Hannover, donde se graduó en 1991. Continuó especializándose en la Universidad de Stanford, donde su esposo tenía una posición académica.

Con 43 años y una familia de siete hijos, von der Leyen inició su carrera política en la comuna de Hannover y rápidamente obtuvo un escaño en el parlamento regional del estado de Niedersachsen. En el 2003 fue nombrada ministra de Asuntos Sociales, Mujer, Familia y Salud, en ese estado federado. Su carrera en el gobierno federal comenzó el 2004 al convertirse en miembro del directorio de la Unión Demócrata Cristiana (CDU). En 2005, Angela Merkel la nombró ministra de la Familia y en 2009 pasó a ocupar el ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Los desafíos sociales económicos del cambio demográfico en Alemania ha sido uno de los temas centrales en la carrera de von der Leyen, quien trabajó en diversos proyectos de reforma del sistema de seguridad social, así como como en un marco legal que permitiera conciliar la vida familiar con la laboral. Bajo el lema «más niños en la familia, más familia en la sociedad», von der Leyen introdujo mejoras en las subvenciones a padres de familia, así como mejoras en los servicios de educación y bienestar infantil.

En 2013, von der Leyen se enfrentó a uno de los desafíos más importantes de su carrera: asumir como primera mujer en la historia de Alemania, y careciendo de experiencia militar, el cargo de ministra de Defensa. Este sector gubernamental requería una reestructuración importante, a fin de poder cumplir con los compromisos internacionales de Alemania y lidiar con los desafíos geopolíticos de la actualidad, tales como la cada vez más desafiante actitud de Rusia.

Ursula von der Leyen ha sonado por mucho tiempo como una posible sucesora de Angela Merkel como canciller de Alemania. Aunque esta perspectiva, por varias razones, no prosperó, ahora tendrá posiblemente la posibilidad de demostrar su capacidad de liderazgo en una de las más importantes posiciones a nivel internacional.

Por su talante y ambición, von der Leyen ha sido llamada dama de hierro. Este término fue acuñado a comienzos de los ochenta para describir la actitud política, firme y decidida, de Margaret Thatcher, la primera mujer en ser jefa de gobierno en Gran Bretaña. Este tipo de calificativos respondían, al menos en parte, a lo inusual que era ver mujeres en este tipo de posiciones de poder y liderazgo.

Más allá de tales estereotipos, Ursula von der Leyen está altamente calificada para su nuevo oficio. Habla fluidamente los principales idiomas de la Unión Europea, tiene una larga experiencia como parlamentaria y ministra en varias carteras y conoce bien la burocracia de la UE por dentro. Estas son, sin duda, excelentes condiciones para poner esta gran maquinaria al servicio de todos los ciudadanos y encaminarla al futuro.