Si te vieras con mis ojos

Un nuevo-viejo comienzo para la política. Catorce elecciones y 42 años después, PP y PSOE no sobrepasaron, en conjunto, y por primera vez, el 50% de los votos.

Pero fueron partidos decimonónicos como el PSOE (1879) y el PNV (1895), o de impronta decimonónica, como ERC (1931), los que se impusieron en su ámbito, el PSOE en el conjunto de España, PNV y ERC en País Vasco y Cataluña. El nuevo comienzo será liderado por viejos partidos. Pero los nuevos partidos, con más de un 40% de los sufragios, sin embargo, serán imprescindibles.

Un viejo-nuevo comienzo para España. Su ciudadanía dice que la crisis política y territorial no será superada acudiendo al extremismo y la sobreactuación. Dice que no sucumbe al exabrupto o a la descalificación. Dice que la democracia se nutre de la centralidad, la moderación y la espontaneidad de una sociedad en donde tolerancia y convivencia se sobreponen a los discursos apocalípticos. Un viejo y venerable pueblo quiere explorar un más amplio mapa partidario. Pero en el marco constitucional de 1978.

Un nuevo-nuevo comienzo para Europa. En España seguirán siendo muy minoritarias las fuerzas que impugnan la construcción europea que emprendieron Konrad Adenauer y Robert Schuman sobre la base del humanismo del amor, el perdón y la reconciliación, el diálogo para el encuentro, la generosidad y la humildad. Europa cuenta con un sólido bastión frente al populismo y al extremismo. España corre el riesgo de la esperanza y reafirma su adhesión a una maravillosa novedad-novedad histórica: la unidad fraterna de los pueblos de Europa.

Si te vieras con mis ojos, la última novela de Carlos Franz, o la relación entre Carmen Arriagada, Johann Moritz Rugendas y Charles Darwin, comienza con una cita de la imprescindible Frida Kahlo: «Si yo pudiera darte una cosa en la vida/ me gustaría darte la capacidad de verte a ti/ mismo a través de mis ojos». Si España se viera con los ojos de Europa, constataría la madurez de su democracia. Si España se viera con los ojos del mundo, se reencontraría al fin consigo misma.